Archivo de la etiqueta: escuchar voces

Radio Prometea implicada en el 7º Congreso Mundial de Hearing Voices (Entrevoces)

Estándar

LOGO_entrevoces

A ver… ya suponemos que muchxs os habréis dado cuenta 😉 pero no está de más dejarlo claro. Parte del equipo de Radio Prometea está enredado con un buen grupo de personas para sacar adelante, no sólo el congreso mundial (¡¡¡MUNDIAL!!!) en Alcalá de Henares, sino también en establecer una red española de Hearing Voices / Grupos de Escucha de Voces.

Junto a nosotrxs, gente de Primera Vocal, de Hearing Voices de unos cuantos países y un buen puñado de profesionales que entienden la salud mental y la psiquiatría de otra manera.

Aquí os dejamos el enlace a la presentación en la web de Entrevoces: http://entrevoces.org/es_ES/presentacion/

La web lleva unos meses funcionando y a estas alturas ya podéis encontrar bastantes materiales e información que seguramente sean de vuestro interés.

También hay un (pre)programa en el cual ya están confirmadxs muchxs de lxs ponentes: http://entrevoces.org/es_ES/provisional-programme/

Echadle un vistazo, comentad con otras personas y ¡¡¡DIFUNDID!!!

Anuncios

La revista Mujeres y Salud publica un monográfico titulado “Las voces que hay que oir. Alternativas a la psiquiatrización”

Estándar

Algunxs radioprometexs hemos colaborado en este número de la revista con algunos textos. Una pequeña delegación estuvo en la presentación de este número en el contexto de la 1ª Xornaína Alloriona d’Asturies: ¡Onde hai llocura hai enfotu! (1ª Jornadina Alocadona de Asturias: ¡Donde hay locura hay esperanza/empeño!). Todo ello dentro de toda la fiesta y reivindicación del Orgullín del Norte, o sea, el Orgullo LGTB+ de Xixón.

En 1986 la homosexualidad fue eliminada como trastorno del manual psiquiátrico DSM en su versión tercera revisada (DSM-III-R).

En 1990 la OMS la eliminó de su Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-9).

En 1994, 1999 y 2001 es también eliminada a nivel nacional en Reino Unido, Federación Rusa y China respectivamente.

La transexualidad todavía sigue patologizada en el DSM-V. El colectivo está luchando intensamente para que la Asociación Psiquiátrica Americana (APA) elimine de su polémico y discutido manual diagnóstico de trastornos mentales la disforia de género o transexualidad.

Ha habido un largo camino de luchas y procesos que estos colectivos han tenido y tienen por su visibilización, Derechos, aceptación e inclusión sociales. Al lado de estos movimientos por los Derechos del colectivo LGTB+, los feminismos han trabajado el concepto de género como una construcción social.

Por otra parte, los feminismos también han estudiado todo el mundo de los cuidados (infancia, mayores, discapacidad de cualquier clase, periodos de convalecencia,…) ya que, tradicionalmente, estos han recaído sobre mujeres. De ahí que, desde hace unos años, filosofas feministas de la categoría de Judith Butler o Beatriz Preciado hayan centrado la atención sobre las diferentes diversidades funcionales y todo lo que las rodea.

De la convergencia de todo lo expuesto vemos el proceso que ha llevado a la aparición de este monográfico sobre salud mental, en una revista feminista, y que ha sido presentado en el contexto de las celebraciones y reivindicaciones del Día del Orgullo LGTB+. A lo largo de la historia las mujeres, las personas incluidas en LGTB+ y nosotrxs, lxs locxs fuimos consideradxs inferiores, degeneradxs, taradxs genéticos, incapaces,… siempre apelando a argumentos biomédicos que llevaron a la eugenesia, la discriminación, patologización, lobotomías, reeducación criminal mediante técnicas psicológicas, tratamientos farmacológicos forzosos,… psiquiatrización en general.

Pocos días después veíamos una entrevista al antropólogo Manuel Delgado, en Galiza Ano Cero Televisión. Hacia el principio del programa, Delgado menciona la relación íntima existente entre el Amor, la Fiesta y la Revuelta. Pensando en ello vimos más claras todavía las conexiones entre todos los temas de estos últimos días.

Amor, Fiesta y Revuelta.

[Web de la revista Mujeres y Salud: http://mys.matriz.net/index.htm ]

[Suscripción y compra de números sueltos (sólo está disponible solicitándola online): http://mys.matriz.net/suscripcion.htm ]

10497258_424816970991700_3613131303039108775_o

10446304_424819254324805_241742847976620771_o

 

Xornadas A Loucura na Corda en Compostela

Estándar

Pois rematou!! E como rematou? Pois cunha festa. Como iba rematar se non? Non estivo toda a xente que participou nas xornadas durante os catro días que foi moita. E menos mal, que se non non saberiamos onde meter tanta xente

Agradecemos a todxs xs que participaron dunha ou doutra forma. Moi especialmente á xente de Compostela que tivo a idea de organizar “A Loucura na Corda” e cxs que traballamos de boa gana aportando todo o que puidemos e sabiamos.

Foi un encontro no que se falou de moitos dos temas que preocupan ao mundo da saúde mental. Para nós foi sen dúbida moi enriquecedor dende o momento de comezar a organizar e esperamos que para toda a xente que acudiu nalgún momento tamén o fose.

Grazas de novo a todxs!!! Vémonos nas próximas!!!

PD: A ver se se pasa a sensación de euforia que se non non hai quen durma.

IMAGENBLOGG16

Estándar

Extraído do blog Postpsiquiatría, (ao que lle damos as grazas) próximamente o artigo completo no noso blogue:

La Red “oyendo voces” (Hearing Voices) nace en Holanda gracias a Marius Romme (psiquiatra) y Sandra Escher (periodista). Romme había intentado con denuedo tratar a una mujer cuyas voces no respondían a neurolépticos. La mujer consiguió, ella sola, una forma no médica de entender tal experiencia y retó a Romme a aparecer en TV debatiendo a este respecto. Tras la emisión del programa, unas 500 personas “con voces”, la mayoría sin contacto previo con Salud Mental, se pusieron en contacto con ellos. Esto condujo a la formación de “Resonancia”, un grupo de autoayuda para personas con voces que no estuvieran satisfechas con los diagnósticos médicos y el tratamiento para este fenómeno. La Red “oyendo voces” se estableció en en Inglaterra en 1990 tras una visita de Romme y Escher. La red cuenta actualmente con 40 grupos por toda Inglaterra, Gales y Escocia y ofrece a estas personas la oportunidad de compartir sus experiencias utilizando entornos no médicos. Estos grupos están dirigidos sólo a personas con voces que compartan formas de superar esta situación y debatir sus métodos (que no tienen por qué excluir los tratamientos médicos). La red funciona a nivel nacional e internacional, en alianza con profesionales afines. Valida la experiencia de las personas con voces, permitiendo convertirla en algo con un sentido.

Traducción de un artículo de la web mentalhealth.org.uk sobre el hecho de “escuchar voces”

Estándar
Gracias a Ángel Alonso González por la traducción.
Aquí el artículo original: http://www.mentalhealth.org.uk/help-information/mental-health-a-z/H/hearing-voices/
voices-700
Los profesionales de la salud mental suelen definir escuchar voces como un síntoma de una enfermedad médica. Muchas personas que oyen voces son capaces de vivir con estos “problemas” y pueden considerarlos una parte positiva de la vida. Mucha gente oye voces, pero no por ello van a tener un problema que necesite buscar la ayuda de los servicios de salud mental.

¿Qué se siente al escuchar voces?

Es difícil explicar lo que se siente al escuchar voces, especialmente si nunca has oído voces dirigidas a ti mismo. Sin embargo, la experiencia de escuchar voces no es tan extraño como en general se piensa.
En primer lugar, puede ser como escuchar una voz de manera normal, a través de los oídos, la diferencia es que esta voz no tiene una fuente física. Se puede pensar que tu nunca has experimentado esto, pero ¿estás seguro? Es posible que hayas tenido la experiencia de oír que alguien te llame (por tu nombre)  para encontrar que no hay nadie allí.
De hecho, la investigación muestra que, sobre todo para la gente acaba de enviudar, no es raro escuchar la voz de alguien que no está realmente allí hablándote, o que incluso puede estar muerto.
También es común que las personas escuchan voces como si fueran pensamientos que entran en su mente desde algún lugar fuera de sí mismos. Esto no es lo mismo que una idea inspirada de repente, que las personas por lo general reconocen como procedentes de sí mismos. Estos pensamientos no son propios y parecen provenir de fuera de su propia conciencia, como la telepatía.
Un buen ejemplo de esto es la experiencia de recordar un poema o una canción, que vas repitiendo inconscientemente en voz baja, y que sigue sonando en tu cabeza una y otra vez. Puedes incluso encontrarte tarareandola. No recuerdas como empezó pero sigue.
La diferencia entre una melodía en la cabeza y un “pensamiento voz” que aparece como  palabras en tu mente es que la voz puede hablar con coherencia contigo e incluso entablar una conversación.Tu  no eres responsable de la misma y no tienes ni idea de lo que esta voz va a decir a continuación.
Hay muchas maneras diferentes de oír voces. Las voces pueden ser sentidas en la cabeza, desde fuera de la cabeza o en el cuerpo. Puede ser una sola voz o varias voces. La voz puede hablar contigo acerca de ti.
Hay otras maneras de escuchar voces. Algunas personas experimentan pensamientos no verbales, imágenes y visiones, sabores, olores y tacto – todos con una causa física, y todas las sensaciones que no ponen en ser ellos mismos.
Las voces pueden ser como los sueños, imágenes e incluso sensaciones. Cuando estamos aburridos podemos quedarnos dormidos y tener un sueño del día. Cuando soñamos todo tipo de cosas extrañas pueden sucedernos, pero seguimos creyendo que realmente están sucediendonos. Escuchar voces puede ser como eso – un sueño despierto que se experimenta como real.
Para los oyentes de voces, las voces pueden estar presentes durante todo el día y evitar que se hagan  las cosas de la vida diaria. Las voces pueden amenazar con castigar a los oyentes de voces si no hacen lo que la voz quiere que hagan, las personas que oyen voces no se sienten capaces de hablar de ellas y podrían aislarse y retraerse como resultado.

¿Son una alucinación o una experiencia humana?

Escuchar voces puede ser una experiencia muy inquietante, tanto para la persona que oye voces como para los amigos y familiares. Hasta hace poco, oir voces era considerado como un síntoma de una enfermedad mental y por ello no se hablaba por temor al estigma.
Escuchar voces sigue siendo considerado por la psiquiatría como una alucinación auditiva y como un síntoma de enfermedades como los trastornos esquizofrénicos, depresión maníaca y la psicosis. El tratamiento ortodoxo es con tranquilizantes mayores. Lo que no hace deshacerse de las voces.
En el pasado, a los profesionales de la salud mental se les enseñó a no dejar que los oyentes de estas voces hablaran con ellas, ya que se creía que estaba en connivencia con los delirios de la persona y no era útil. Muy a menudo los profesionales trataron de distraer al oyente de estas voces.
La investigación ha demostrado que muchas personas escuchan voces, y que algunos llevan bien estas voces, sin intervención psiquiátrica. También muchas personas que oyen voces las consideran como una parte positiva de sus vidas.
A lo largo de la historia y aún hoy en día hay personas que oyen voces que encuentran esta voz inspiradora y reconfortante. Muchos investigadores, profesionales y oyentes de voces creen que es un error considerar a la audición de voz como parte de un síndrome de enfermedad psicopática. Por el contrario, consideran que es más parecido a una variación en la experiencia humana – una facultad o diferencia que, definitivamente, no necesita una cura especial.

Encontrar sentido a las voces

La investigación del sonido con muchos oyentes de voces, tanto dentro como fuera de los servicios de salud mental, se ha encontrado que la forma en que los oyentes de estas voces hacen frente a sus voces (o no hacen) no depende del contenido de la experiencia de esta voz (que puede devaluar o guiar e inspirar – o ambas cosas), sino en la naturaleza de la relación con las voces. Si usted cree que las voces tienen el control no se puede hacer frente a ellas, si usted cree que es más fuerte que las voces, se puede.
Esto significa que ya no es una posición sostenible pensar en las voces como parte de un síndrome (indicador) de enfermedades, tales como la esquizofrenia. Escuchar voces a veces pueden considerarse como una experiencia significativa, real (aunque a veces es doloroso, terrible y abrumador) hablar con la persona de una manera metafórica de su vida, de las emociones y del medio ambiente. Por ejemplo, las personas que padecen angustia como consecuencia de voces que abusan o mandan a menudo pueden reconocer sus voces como las de sus abusadores reales y las voces tienen el efecto de atacar a su sentido de autoestima y valía.
Después de haber descubierto este tipo de relaciones, los psiquiatras y psicólogos en el Reino Unido y los Países Bajos están desarrollando técnicas para ayudar a los oyentes de voces a centrarse en su propia experiencia y conocer mejor sus voces. El nuevo enfoque ayuda al oyente de voces a hacer espacio para las voces, para escuchar, pero no necesariamente para obedecer, para participar, pero en su propio tiempo y espacio – esencialmente para aprender a controlarlas dentro de su propio marco explicativo. Esta aceptación de las voces es crucial para el crecimiento y la resolución. Oyentes de voces que han aprendido estas técnicas ahora pueden decir: “Oigo voces, que son parte de mí y me alegro de que lo son.”

Consejos prácticos para las personas que oyen voces

Escuchar voces puede ser una experiencia abrumadora, por lo que es muy difícil para el oyente de voces manejar su vida.
Estas son algunas de las cosas que para los oyentes voces pueden ser de ayuda.
Hable con otros oyentes de voces – esto le da la oportunidad de compartir experiencias y aprender unos de otros. Usted puede unirse o crear un grupo de autoayuda, tal como el establecido por la Red Hearing Voices en todo el Reino Unido.
Los oyentes de voces dicen que es importante discutir con sus voces. Esto le ayuda a aprender a reconocer sus juegos y trucos, así como sus aspectos positivos, y para identificar los patrones que son específicos para determinadas situaciones. Esto puede ayudarle a estar mejor preparados para el futuro inicio de voces. Los oyentes de voces pueden (y no deben) pensar que son los únicos que escuchan voces. Esto puede llevar a sentimientos de vergüenza o el miedo a volverse loco. La ansiedad a menudo conduce a evitar situaciones que podrían dar lugar a las voces, detener personas que llevan una vida plena y gratificante. Esta ansiedad restringe severamente la libertad de circulación, y las estrategias de prevención a menudo pueden agravar el problema.
Los oyentes de voces buscan explicaciones para  sus voces. Entender que las voces vienen y por qué, y qué puede ser útil en el desarrollo de una estrategia para afrontarlo. A menos que se atribuya algún significado a las voces, es difícil establecer una relación con ellas a fin de sentirse más con el control. Algunos enfoques desalientan a los oyentes de voces a buscar el dominio de las voces y estos desánimos tienden a producir los resultados menos positivos.
En el proceso de desarrollar su propio punto de vista y asumir la responsabilidad por sí mismo, el primer paso esencial es la aceptación de las voces como pertenecientes a ti. Este es uno de los pasos más importantes y difíciles de tomar.
Las voces pueden expresar lo que los oyentes de voz están sintiendo o pensando – por ejemplo, la agresión o el temor acerca de un evento o de la relación. Son los sentimientos que son importantes aquí, no las voces. Cuando las voces expresan esas opiniones, que puede ser valiosa para analizar los mensajes con alguien de confianza.
Cuando usted oye voces que son maliciosas, es difícil aceptar la existencia de una dimensión útil positiva a la experiencia. El contacto con otros oyentes de voces puede conducir al descubrimiento de que existen voces positivas, y la constatación de que estas pueden ser detectadas, como resultado de la aceptación de sus sentimientos negativos. La imposición de una estructura en la relación con las voces que ayuda a minimizar los sentimientos de impotencia. Es importante ver que usted pueda fijar sus propios límites y restringir a las voces de una intrusión excesiva en su vida.
El intercambio de experiencias permite a los oyentes de voces llegar a saber qué medicinas usan los demás, lo útiles que son, y cuáles son sus efectos secundarios. Es importante, por ejemplo,  saber si un medicamento en particular es de gran ayuda en la reducción de la audición de voces o para aliviar la ansiedad y la confusión.
Compartir los conocimientos sobre las voces con las familias y los amigos puede ser de ayuda. Si los amigos y la familia pueden aceptar las voces pueden ser más de apoyo. Esto puede hacer que la vida que escuchan la voz sea más fácil, mejorando su confianza en situaciones sociales.
Los oyentes de voces que han aprendido a adaptarse a sus experiencias indican que el proceso ha contribuido a su crecimiento personal. El crecimiento personal se puede definir como el reconocimiento de lo que  se necesita para vivir una vida plena, y conocer la forma de lograr estos objetivos.
La comunicación sobre las voces tiene sus desventajas. Los oyentes de voces se sienten muy vulnerables, y algunos oyentes de voces encuentran gran dificultad en la apertura de sus experiencias, aunque puede ser más fácil con otros oyentes de voces. Otro inconveniente es que las voces pueden llegar a ser temporalmente más agudas cuando se empieza a hablar de ellas. Con todo, sin embargo, las ventajas superan a los inconvenientes.
Por último, es más importante a reconocer la amplia variedad de situaciones y circunstancias individuales. El mejor consejo es tratar de aumentar la influencia del oyente voces sobre la voz, en lugar de intensificar su impotencia.

Consejos prácticos para la familia, amigos y trabajadores de la salud mental

Para ayudar a los oyentes de voces, los profesionales de salud mental tienen que averiguar qué marcos de referencia y estrategias de afrontamiento parecen ser los más útiles para cada oyente de voces. De este modo los oyentes de voces se pueden apoyar con mayor eficacia en sus intentos de hacer frente a sus experiencias. Auto-determinación y auto-conocimiento son las claves.
Acepte la experiencia del oyente de voces con las voces. Estas voces se sienten a menudo como más intensas y reales que las percepciones sensoriales.
Comprender las diferentes lenguas utilizadas por el oyente de voces para describir y explicar sus experiencias, así como el idioma hablado por las propias voces. Hay a menudo un mundo de símbolos y sentimientos involucrados.
Ayude al individuo a comunicarse con las voces. Esto puede implicar diferenciar entre buenas y malas voces y aceptar las propias emociones negativas del oyente de voces. Esta aceptación puede ser una contribución importante a la promoción de la autoestima.
Fomentar en el oyente de voces conocer a otras personas con experiencias similares y leer sobre oír voces, con el fin de ayudar a superar el aislamiento y el tabú.
 

Obtención de ayuda

Obtenga ayuda para usted o alguien que usted conoce.
Apoyarnos
Somos la agrupación de investigación del Reino Unido líder en la salud mental, la política y la mejora de la caridad servicio. Descubra cómo usted puede apoyarnos y ayudarnos a continuar nuestra labor de salvar vidas.
—————————————————————————————————————————————————–
Hasta aquí la traducción del artículo que nos ha hecho Ángel Alonso González (Gracias de nuevo).
Se puede ampliar información en muchos sitios:
Aquí, un psiquiatra reconociendo la importancia de los grupos de autoapoyo, entre los que cita, textualmente, a Hearing Voices: http://postpsiquiatria.blogspot.com.es/2013/04/la-psiquiatria-mas-alla-del-paradigma.html